Lunes Cotidiano #24: Si B. llegó a perdonarme de verdad.

Screen Shot 2018-03-19 at 9.38.02 AM

La mañana corría,

aunque la velocidad se sentía en cámara lenta.

había despertado de un sueño en el que volvía a estar con B.

Estar y ser, en una cama, en un futuro, abrazadas desnudas. Felices.

Por fin, vivíamos la cotidianidades que B siempre había soñado conmigo. Con nosotras.

El problema del sueño, tan vívido, tan nosotras, es que llegando la tarde del sueño, B decide  irse de nuevo.

Escapista, de esas huídas interminables.

Me desperté, cansada. Otra vez lo mismo.

Ni en los sueños, te quieres quedar.

Me dispuse a escribir. Y un ruido de la ventana llamó mi atención, pero no sonaba nada, tal vez aún dormía.

La escena se tornó en blanco y negro, el dedo anular del pie, me sigue doliendo y se conecta con el leve dolor de cabeza que aún no se va.

No hay remedio.

Cansancio infinito en todas las falanges. Creo que mis dedos se han multiplicado.

Me siento frente a la pantalla de la computadora y veo todo el arsenal de pendientes, me hago la de la vista gorda.

Un recuerdo de B se asoma. Uno que nunca vivimos juntas. Uno que tal vez ella imaginó y que de repente hoy, me viene a la cabeza. ¿Será ese mi dolor de cabeza?

El recuerdo era simple, como debería ser todo, y era un anhelo que ella dibujaba con sus labios, al otro lado de la mesa:

“Quiero saber qué pasaría en esos momentos cotidianos,

como cuando una quiere cagar,

¿te haré una señal para que me des privacidad

o con el tiempo nos dará igual?”

Al rato suena la puerta, el recuerdo se desvanece, llegó el periódico. Tal vez siga soñando, yo nunca leo el periódico, y tampoco estoy suscrita a ningún tipo de entidad publicitaria.

Seguramente, B está leyendo el periódico, en algún lugar lejano, en una hamaca, sofocada de calor, en una leve penumbra.

Abro el periódico, y lo hojeo sin ganas de leerlo, y me encuentro en una sección titulada: HUMANIDAD. En todo el centro, hay un aviso de color amarillo, que tiene el siguiente texto:

Lo siento.

Te perdono.

Te quiero.

Perdónate.

Gracias.

Sonrisa,

B.

Sonreí, aunque la B parecía una O.

Me di cuenta que estaba despierta, que era un momento real.

Así empezó el día, la semana, la nueva vida, después de un sueño que me trajo al presente.

 

***

Por:

Juliana Ramírez Plazas

Escritora Cotidiana

Ir a A

Ir a C

(El título surge de un verso del poema ABC de Wislawa Szymborska y se complementa con el sentir de hoy, bueno de estos meses)
Anuncios

5 comentarios en “Lunes Cotidiano #24: Si B. llegó a perdonarme de verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s