Lunes Cotidiano # 21: Día 1 – One day

Un día, un día, un día, un día, un día, un día, un día, un día…

Día uno, día uno, día uno, día uno, día uno, día uno, día uno, día uno…

Bailar, bailar, quiero bailar, bailar…

¿cuándo será?

Un día

Un día vas a ser otra distinta, me grita desde la parte de atrás el lóbulo parietal.

Siento dolor y presión.

No sé qué es el  lóbulo parietal. Mi subconsciente debió escuchar acerca de él en el bus.

Un día voy a hacer cosas que no hice jamás.

¿cuándo será?

¿Qué pasará con esa muela que me duele desde hace tres años?

Se irá o es un dolor que me recuerda que debo sanar.

Sanar sanar Sanar  Sanar Sanar Sanar Sanar Sanar Sanar Sanar Saar Saar Saar Saar Saar Saar Saar Saar Saar  Sanar Sanar Sanar Sanar Sanar  Sanar Sanar Sanar Sanar Sanar Sanar Sanar.

Algún día, arreglaré mis cuadriceps, esos que rechinan y lloran con el frío.

¿Cuándo será?

One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day…

Un día vendrás y yo iré, a un punto intermedio, sin fronteras, ni alejamientos y mucho menos separaciones, serás tú con tu y yo con mi:

En paralelo,

tu arriba y yo abajo,

viceversa,

tocando sin cautela.

Un día escribiré esa novela que creo que se escribe sola, hasta que veo las páginas rotas y sin tinta.

Un día, de esos días en los que una dice:

Este es el día para volver a empezar, empezaré a hacer eso que un dije que haría.

One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day

Un día llegaría, este por ejemplo, en el que el coro de tu voz se repite con las últimas sílabas de esa palabra innombrable, si esa que tu imaginas y descompones en estos momentos mientras me lees: ¡Sí, esa!

Un día, no querré hablar,  como ayer.

Un día subiré todas esas escaleras y encontraré lo que perdí al bajarlas hace tanto tiempo.

Un día, ya no me importara la ausencia y podré leer los silencios sin prisa.

Un día estaremos en un pedacito de mundo que solo nos queda a nosotras.

Melena y crespos harán un nido, se anidaran las oscuridades y nadaran las alegrías.

One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One

Un día podrás imaginarme,  lo sé, algún día presentirás lo que ya hemos presenciado desde siempre.

Un día nos tocaremos de nuevo.

Un día treparé por la enredadera de esa casa del campo que tanto he soñado y gritaremos lo extraordinario que es el día.

¿cuándo será?

One day One day One day One day One One day One day One day One day One day One day One day One day One day One day One One day One day One day One day One day One day One day

Un día.

Tu día.

Mi día.

Nuestro día.

Por:

Juliana Ramírez Plazas

Escritora cotidiana

#Tocoqueteos

#DesafíoCreativo

#30DíasDeEscritura

Ir a Día 2

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s