CS: Tim # 2 – Sin remordimientos.

mapa-t2
Condiciones: Hora inicio: 7:30 A.M –  el reloj se pierde

 

Historia

Al cruzar la puerta del restaurante aquel a eso de las 7:35 A.M., busqué en alguna de las paredes cercanas alguna pista que permitiera ubicarme, sin embargo; algo había llamado mi atención.

Un niño había llegado a la gasolinera en una cicla roja todo terreno un poco grande para su estatura, miró a todos los lugares buscando a alguien tal vez, y tras un rato, optó por dejar su cicla tirada en el suelo y sentarse al lado.

—¿Qué haces niño? —le pregunté mientras miraba la carretera desolada que se perdía entre montañas lejanas.

—Quedé en verme con alguien aquí.

—¿Aquí? ¿En mitad de la nada? Eso no tiene sentido.

El niño guardó silencio y tras dos carros que pasaron velozmente por la carretera, alzó su rostro y me vio a los ojos. —Usted no me entendería. —respondió.

Me importaba un carajo la historia de aquel mocoso, una vida más en esta ciudad era un desperdicio, era como darle de comer a un gran demonio. Lo único que me importaba era su cicla, se veía en buenas condiciones, alineada, engrasada, llantas bien infladas pero sin frenos. —A lo mejor eso sea un problema —pensé.

—¿Acaso debería hacerlo? —le respondí al niño

—No señor —respondió el niño. Al menos tenía modales.

Tras un largo lapso saqué mi reloj. Eran las 7:55. Había perdido 20 minutos cerca a ese enano sin darme cuenta.

—Señor, tiene un bonito reloj. ¿Puedo verlo?

—Claro que no.

De repente, a lo lejos hubo un estruendo. Creí que los carros que habían pasado hace unos segundos se habían accidentado. Me ganó la curiosidad y giré mi cabeza hacia donde creí que había ocurrido el siniestro.

Inmediatamente, sentí un mordisco en mi mano derecha y al pretender ver lo que ocurría, vi de soslayo como mi reloj caía lentamente sobre el suelo, a los pies del mocoso aquel. Luego, en no más de 10 segundos, aquel enano se agachó y recogió mi reloj, agarró su cicla y tomó impulso para huir; pero no contó con que reaccionaría rápido y agarraría el sillín de la cicla y evitar que se fuera del lugar.

—Dame mi reloj —le grité mientras jalaba la cicla hacia mí y con ella, a él.

—¡¡Suélteme!!

—Claro que no mocoso, dame mi reloj. ¡¡Ahora mismo!!

Sin pensarlo le mandé un puño y entonces, de forma aparatosa, aquel enano perdió el equilibrio y se fue derecho al suelo.

Me causó placer verlo llorar en el suelo, sobándose su raspadura en la pierna izquierda y el golpe en la derecha que le dejó el marco de la cicla. Lo que no disfruté fue ver mi reloj bajo el codo de aquel mocoso, pues, a pesar de que parte del cristal que cubría el tablero del reloj había quedado incrustado en su piel, el reloj yacía inútil y destrozado. Escupí al lado del niño, y sin remordimiento alguno, tomé su cicla. Al parecer, aun servía. Tenía un lugar al cual llegar.

 

[500 palabras]

Por: RH

 

Post-Condiciones: Hora fin: 8 A.M – Tim llega a calle central.
Inventario:
Items: Gabán negro, Foto de una casa y un mensaje (“Espero que regreses pronto. Sonja”), Cicla roja todoterreno sin frenos.
Lugares: Gasolinera
Personajes: Niño al que Tim le roba la cicla

***

Viene de: Tim # 1 – Noción de un recuerdo

Conecta con: Tim # 3 – No es una ciudad

Siguiente miércoles a las 15 hrs:

Zero # 3 – ¿Sueño o realidad?

Andy # 1 – Mala suerte a la hora del hambre

Lee/Bea # 1 – Memoria alterada

***

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s