Carta: Hay algos y algo entre esas algos

tumblr_nmis37hsda1s63gs8o1_540-copy

Querida algo,

Hay algos y algo entre esas algos.

Hay personas que no se etiquetan y cuando se nombran usan códigos para jugar a existir en el mundo del otro. Esas personas son algos, y sienten algo de algo por el algo de su afecto, pueden ser hombres o mujeres y también no mujeres y no hombres, que no son personas, sino seres extraños que se cruzan y algo pasa, algo se dicen, algo no se dicen, sino que algo hacen y todas las acciones posibles se funden en un algo que al principio no comprenden, ese algo algunos lo llaman amor, otros atracción de la piel, otros dicen que se trata de pasar tiempo juntas y los algos lo llaman complicidad infinita, donde el silencio es el algo comprensible y se hablan con los ojos, y no se hablan con las bocas, porque saben de sobremanera que las bocas no fueron creadas para hablar, ni para decir, sino para atravesar con lenguas el algo desaforado de emociones del algo de su afecto.

Crease o no, el algo es esa cosa allá adentro que a veces palpita de varias maneras: una puede ser una jaqueca constante por la pensadera en la algo de su afecto, otra puede ser un efecto cardíaco que se confunde con un soplo al corazón, que en realidad es el miedo de los nervios que producen las malditas mariposas de lo incierto, que a su vez son las tripas que se enredan y generan gastritis, úlceras y que de paso producen insomnios inventados y reales también, a su vez generan  ganas de hacer pis falso y un sin fin de movimientos involuntarios en las manos. En ese momento las algos, saben que tomarse de la mano, tranquiliza al algo de su afecto.

Hoy no dormía, soñaba.

Los algos se ríen entre frases, no completan pensamientos porque se distraen mirando como la otra algo camina enfrente de ellas y memorizan sus movimientos, luego el algo se va a su morada y se da cuenta que algo le faltó y se envuelve en sueños con los ojos abiertos, baila mientras sueña, nunca se quiere ir de su otra algo y así pasa contando las horas para volverse a presentir, porque los algos no se ven, se sienten y antes de sentirse, presienten que la algo de su afecto está por llegar. Y mientras esperan el encuentro, escriben este algo de algo.

Hoy no pensaba, sentía.

Exactamente llevo 7 días, con sus horas enteras intentando algo, sin decir mucho y decirlo todo. Como si decir fuera la manera certera de estar disponible para el otro, desarmarme, para ti. Ahora no quiero decir, sino sentir, sabes, de esas maneras en las que los algos (en femenino claro) nos fundimos en abrazos, esos que te hacen olvidar que estás en un espacio público, que nos hacen reencontrarnos, donde la otredad ya no importa, dónde puedes volar a un centímetro del suelo y volver a sentirte viva.

Nota en medio de algo: los algos confundimos
la tercera y mi primera persona.

Así, así y así, este algo de algo es más que algo, de toda la complicidad de algo que cuando algo pasa y los algos se miran se pierden en un mar de emociones, desdibujan cada trazo del iris y cómo las pupilas tiemblan, se dilatan y el café pardo brilla y luego los algos se reencuentran en besos robados y se descuelgan en el olor del cuello y la saliva que se entremezcla en ese algo, ese algo que pide a gritos volverse algo que de por si, desde el primer encuentro, todos sabían que era algo, ¡menos ellas, que estaban evitando el algo de su propio algo, que se les deslizaba en medio de sonrisas secretas y miradas furtivas!

Ese algo ya estaba en el aire, ya no podían rozarse cotidianidades sin que el algo no echara chispas, sin que el otro algo pensara todo el día en ese algo que evitaba, sin que el algo no vibrara desde adentro, y el corrientazo viajara desde el coño y encontrara hogar en medio de los senos y la dulzura de los silencios dados, como cuando los algos caminan entre pasillos y se rozan sin disimular y con la sutileza de una brisa que viaja por la espalda y se echa a dormir en medio de los labios arqueados de una sonrisa imborrable. Las algos, de por sí, anhelan y sueñan envejecer junto al algo de su afecto, como pingüinas, luego un aire de miedo las roza y rápidito entierran esos sueños, deciden retirarse, viajar y luego regresan, sacan esos anhelos y plantan un jardín, y como toda semilla, los algos saben que deben ser pacientes para que la cosecha germine.

Los algos saben que para desarmar al otro y desarmarse ante el otro, no basta con quitarse la ropa, hay que inclinarse y mirarse a los ojos, abrazar la luz y la sombra, para quedarse horas y horas hablando y compartiendo silencios. Los algos sienten que hay que soltar para coincidir, si así es, aunque les lleve tiempo entenderlo, sienten que así se podrán reencontrar.

Los algos y las algos, llevan vidas separadas, paralelas que en cualquier momento deciden cruzar, cuando se colman de necesidades, esos algos viven en medio de instantes que sólo ocurren en presente, se escriben notas y mensajes encriptados, escriben cartas mentales que luego se susurran mientras se acarician, exploran con canciones lo que sienten, los algos no se callan nada y todo lo confiesan, están dados a ser francas y a cuidar ese algo que crece con cada instante. Los algos se enamoran desde antes de decirlo, pasan tiempo en cercanía antes de pronunciar la primera palabra que los desarme por dentro y ya no puedan echarse para atrás, los algos se marchan de vez en cuando, se alejan y se van a respirar en la soledad, y sobre todo, lo que planean siempre les sale al revés, entonces deciden romper las reglas y llamar a su algo, sin interrumpir el algo pactado.

Hay algo, lo sabemos. ¡Lo sentimos!

Aunque tratan de huír.

Vos sos algo, yo soy algo, y hay algo entre nuestros algos, con alguitos que crecen en proporciones que las mismas algos no pueden controlar. Y si algo sabemos, es que algo es inevitable. Ven, algamos algo. Algo, alguita, alguito, anhelos de algo.

 (Escuchar después de leer)

Algo: maneras de existir en la otra,

en la algo de su afecto,

cuando hay miedo de nombrarse,

de acercarse.

 

Sinceramente y con todo el algo presente,

Juliana

Ir a Tocoqueteos

 

Anuncios

2 comentarios en “Carta: Hay algos y algo entre esas algos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s