Lunes cotidiano # 8: La “cosidad” de la eterna página 96

Fotografía de Luc Dupin

Fotografía de Luc Dupin

Nueve y cuarenta y cinco a eme

Ahora es necesario caminar en puntillas por el pasillo, vigilar que no te vean por la ventana, por lo que se escucha parecen voces de palenqueros al lado del río, se mofan del día y de despertar tan temprano a la gente del barrio citadino. En ese momento me doy cuenta que no es el amanecer lo que me ha despertado, sino el sueño interminable del que trataba de escapar. Regreso a la habitación, me asomo a hurtadillas por la ventana pero el plástico no me deja ver los rostros de los palenqueros que siguen riéndose sin parar, me quedo escuchándolos como si mi casa fuera una cueva y lo que hay afuera es irreconocible a mis oídos. No hay voces conocidas, sólo puedo recordar aquél viaje a Palenque y los bailes que prolongaban las noches y se fundían con el barro de los amaneceres, y los tambores eran el alma del pueblo, que se sumían en el fuego de la hoguera, y todos bailaban alrededor, no importaba de dónde viniéramos, ahí todos bailaban.

Nueve y algo a eme

Vuelvo a la almohada, un título me ronda la cabeza: “El Imperio de las cinco lunas” (un libro que me mira desde la biblioteca, como si tuviéramos una historia juntos), después por el rabillo del ojo, reviso la hoja rayada de la libreta que acompaña mis sueños e intento leer un par de notas resaltadas con dos líneas por debajo, veo todo borroso, así que acerco la libreta a mis ojos, casi hasta poderla ver como un cíclope: “Reconciliarse con la realidad que habitamos” aunque no me hace gracia las notas de mi yo de días atrás, paso los dedos por las dos líneas que flotan debajo de la frase, como si fuera ciega las palpo, las líneas rayadas con esfero, en tinta negra bic, tienen una profundidad exagerada como si lo que importara es el trazo de las líneas, la intención de esos rayones, más que la frase en sí misma.

Nueve, cerquita de las siete a eme

Dejo caer la libreta al suelo y vuelvo la cabeza a la almohada, en ese giro, me doy cuenta que la mesa de noche está llena de hojas, lápices de colores, torres de libros, el vaso de agua que ahora es un termo, un dibujo de una rana con un texto debajo: “Reacciona al movimiento”, un lámpara que no funciona desde aquélla vez en la que intenté iluminar una habitación blanca con 200 voltios (en una lámpara de 60 voltios), y el bombillo estalló y a su vez el cable de la lámpara se incendió y ese fue el fin de esa noche, en la que la casa quedó sin electricidad, recuerdo que tuve que dormir en el lugar dónde la lámpara se quemó porque no quise moverme del lado de la soledad de esa noche. Ahora sólo tenía el recuerdo de la lámpara con el cable quemado y sin bombillo, y así la mañana se inundó de la “cosidad” de la página 96, -como nos duele el mundo- Me dije, mientras aspiraba el olor de la almohada de la que no me quería despegar, y me acordé de sus rizos y el olor a shampoo -como nos atrapan las circunstancias, ¡ay, esa maldita cosidad!-, le grite a la almohada y me levanté de un salto, como para disimular ante mis testigos palenqueros que yo también podía hacer la misma bulla que ellos, aún más fuerte, le pegué a la ventana, aún sin saber sus reacciones porque el plástico tan sólo deja ver una neblina con espesor desagradable, un espesor a edificio abandonado, clandestino, siniestro, aún así me sentí satisfecha del grito que había pronunciado.

Este #LunesCotidiano continúa a las: Diez a eme en punto a la punta del 13 de abril.

  -No olvides compartir-

Por:

Juliana Ramírez Plazas

Escritora cotidiana

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s