Lunes cotidiano #3: Naranjo sin flor

arbol final

 Temperatura: 37°C

Viendo batir las hojas de lo que parece un naranjo sin flor, siento que ya no hay urgencia de decir, de hablar, de mover los labios y producir sonidos que parezcan palabras. Así como las hojas que se mueven enloquecidas, en un baile demencial, sin despegarse de las ramas que las sostienen, esas ramas pacientes, que por temporadas las dejan habitar sus puntas, hasta que en el momento justo: Rama y hoja, se sueltan, se dejan ir, se despiden, se dicen con el lenguaje del viento lo que nadie puede decir con palabras: es tiempo de partir.

La hoja vuela libre, mientras la rama espera volver a colorearse de verde, en una espera que se rige por el momento justo, ése que no debe ser inoportuno, ni revuelto, es la rama a la hoja y la hoja a la rama.

Así es como la urgencia de la hoja vuela con ella, en el baile de la brisa y lo que parece una caída, se encuentra consigo misma en un levitar tranquilo, que la llevará al otro lado, dónde deberá estar. Ser. Ella.

¿Y dónde queda la naranja y la flor? ¿Usted qué cree?

¿Después? Qué importa el después.

 -No olvides compartir-

Por:

Juliana Ramírez Plazas

Escritora cotidiana

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s