CS: Memoria 7 – Shh! Andy está soñando…

robotcollage copia

Dedicado a la pequeña J.

 Esta es la pequeña historia de la niña que le gusta soñar pero no dormir…

Cuando apenas J tenía un poco más de la edad de Andy, ya coleccionaba sueños, se iba a dormir voluntariamente y en algún momento cuando no le gustaba lo que soñaba, se despertaba, repasaba la escena y volvía a dormirse para cambiar el rumbo de los sueños. Así fue como J en medio de su imaginación, no diferenciaba entre la vida real y la fantasía de su mente. ¡Pobre niña! gritaba su madre. ¡Es un alien!le decía a su esposo.

J volaba entre conejos púrpura, amigas imaginarios con el pelo anaranjado y que podían vivir sin oxígeno. J aguantaba la respiración bajo el agua hasta ponerse morada, ella quería ser como su amiga imaginaria.

Tenía conversaciones a solas con quien sabe que seres de otros planetas que le enviaban mensajes a una estación radial que tenía base debajo de su cama. Soñaba y a medida que crecía estableció rutinas para no olvidarse de la pequeña J y de la idea de vivir en su subconsciente, el lugar dónde más comprende la vida.

***

Cuando Skuld pronunció su veredicto, me alegre de tomar la mano de Andy, lo miré de frente y recordé a la pequeña J, saltando solita por esos mundos de espía que se inventaba y cómo lograba meterse en los sueños de sus amigas del barrio, no sé si adivinaba por pura suerte o realmente lograba transitar esos sueños. Sus amigas siempre se conmocionaban, aunque una que otra le grito— ¡Bruja! — Una se disculpó, pero J cree firmemente que es rara y bruja, así que le dio las gracias por el  halago.

Andy, el niño, que necesitaba dormir. En medio del intento de escritura, Rod y yo, estábamos dispersos esa mañana, teníamos el lugar, la escena planteada y sin embargo, debíamos hacer silencio Andy necesitaba dormir y Zero necesitaba recargarse. Así que cada uno partió del g-drive y escribió a solas, son necesidades inevitables, yo necesitaba la banda sonora de Paprika en mis oídos, J necesitaba salir desde los recuerdos de esa infancia con los mundos oníricos que se inventaba y así fue. Escenas que luego engranaron como si nos hubiéramos visto escribir, borrar y re-escribir.

***

Así termina la pequeña historia del la niña que le gusta soñar pero no dormir.

Clem la niña imaginaria de pelo anaranjado a la que nombraré C y J es J.

 C en medio de una pataleta ¡Quiero dormir!

 J: Pero si tú no duermes.

 C: Si tú duermes, yo duermo, allá adentro. Le señala su cabeza.

 J: No me gusta dormir.

 C: A mí tampoco.

 J: Soñar sí. Sonríe mientras se restriega los ojitos.

 C: A mí también, por eso tienes que dormirte.

 J: La mira y susurra Me da miedo.

 C: Imita el susurro de J ¿Por qué?

 J: ¿Y si no vuelvo a despertar? ¿Te veré?

 C sonríe. Se miran hasta que J se queda dormida.

***

 Leer: Zero #5 / Andy #3 – El despertar

Por:

@ClemSinOxigeno y Jules Anyways

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s