TRES DE ALGO: Rush adentro y afuera

Fotografía -Sparks- por Viviana Salgado Vega

Soñado el 24 de abril de 2014

Escuchando en loop (click) 

 It’s the room the sun and the sky

No reconocía dónde estaba, sabía que alguna vez había escuchado esa canción, caminé por la calle, y justo pasé enfrente de una tienda donde las chicas del equipo de Roller Derby estaban sentadas, me quedé mirándolas, quería acercarme pero en ese momento alguien se acerca y les da noticias sobre algo, todas celebran y se van a rodar por una calle en bajada. En ese momento tengo unos patines puestos, pero no andan, al parecer no sé patinar, aunque mi cabeza me recordaba que sí sabía, los patines permanecieron inmóviles, yo los miraba pero no podía moverlos.

 

I’ve been waiting for this moment…

Sonaba, de algún lado sonaba, o por lo menos más allá del cielo sonaba ese verso una y otra vez, me quedo pensando que una de las roller me encanta, seguro que ella se aparece ahí porque justo la noche anterior la había creado en un guión, se llama A. RUSH es la jammer del equipo y aunque en mi sueño aparece con el pelo pelirrojo, creo que en el guión la describí con el pelo rubio y mechones teñidos de algún color. En vez de avanzar hacia ella, me quedé pensando en lo que sucedía en la otra esquina del sueño, donde yo estaba sentada: “¿En qué momento nos enamoramos de los personajes que inventamos?”  En ese momento, vi pasar en medio de mí y mi otro yo a RUSH, sentía una brisa y por fin los patines se movieron, pero de qué manera, se deslizaron detrás de ella y yo no tenía control sobre ellos, lo único que me quedaba era disfrutar el viaje.

 

Everyone can focus clearly with such shine

Estaba en el restaurante con mis socios, es un lugar cotidiano que hace rato no frecuento, no sé de qué estábamos hablando, luego el lugar se transformó en al casa de nuestro sueños, en la casa donde queremos rodar. Isabel, la madre, me muestra el lugar, que tiene pasadizos, salas oníricas, en el camino le digo: “¿Te das cuenta que estamos en un sueño”, y entre risas me dice: “Sí, es que todavía no notó si estamos en uno tuyo o en uno mío”. Las risas se prolongan una rato, seguimos caminando por la monumental casa donde se pueden ver estudios de rodaje, en los que me veo a mí misma, estamos rodando una película que no escribo aún en la vida real.

A esto es lo que llamo encantar al futuro y hacerse dueña del presente, con esto y la película que me ha rondado desde hace 8 años y que ahora en abril no se sale ni de mis sueños.

 

It’s impossible if posible

Seguí a RUSH o ella me llevaba o me llevaba esa fuerza de algo que me empujaba, porque claramente yo no estaba patinando, ella elevo vuelo con los patines, pero yo escuché el ladrido de un perro y no alcancé a volar detrás, caí en un parqueadero y me detuve hasta que choqué con un carro. El ladrido era insistente, me levanté y empecé a buscar de dónde venía, sólo esperaba que esos gritos que al parecer eran de ayuda, provinieran de ese segmento de sueño y no los estaba escuchando de afuera del sueño, no me quería despertar, quería encontrarme otra vez con RUSH.

Por fin encontré un carro, y dentro del carro vi al perro, de esos perros criollos, que tiene el pelo despelucado como si siempre estuvieran mojados, el perro ladraba desde el interior del carro, me asomé a la ventana y traté de hablar con él, me dijo que era una hembra y que se le estaba acabando el aire. Así que empecé a buscar formas de romper el carro, me imaginaba que como era un sueño podía hacer aparecer cosas, pero en ese momento, lo que hacía era moverlo de un lado a otro, hice un intento desde atrás, tratando de levantar el carro para que se abriera la puerta, eso lo vi en una película pero en el sueño no funcionó, pateé la ventana, salté encima del techo, la perra seguía ladrando ya sin ganas, tomé aire y mientras volvía a coger impulso, la perra me señalaba algo en la puerta, ya jadeante con la lengua afuera. Por fin me di cuenta que lo que señalaba era el seguro abierto del carro, a veces cuando desesperamos no vemos que las cosas son más sencillas, le abrí la puerta antes de pensar lo anterior. La perra me saltó como loca y me lamía la cara, al carro le sonó la alarma y empezamos a correr, parecíamos dos seres que corrían por las calles y luego en la playa bajo el sol, parecíamos como esas animaciones en rotoscopia que se estiran y se le salen los ojos, y a veces la perra y yo nos volvíamos una.

Sentí que estábamos soñando, y pensé que tal vez estaba en el sueño de la perra, sin embargo notaba algo familiar en la mirada de la perra, se parecía a la mirada de mi nuevo gato, se comportaba de esa manera, así que pensé que finalmente ese era mi sueño.

 

It’s so fun to relate

La perra y yo, llegamos por fin a una piscina en la azotea de un edificio, no me di cuenta cómo llegamos y tampoco que estaba lista para meterme en la piscina, volví a ver a las roller, pero estaban muy lejos, RUSH me miraba pero yo hacía que no la conocía o bueno la conocía porque había escrito sobre ella, era un poco confuso así que no le presté atención y me metí en la enorme piscina que se parecía al océano, el agua se perdía en el horizonte, la perrita se metió conmigo y empezamos a nadar, me encontré con Diana que a veces le digo Carlita y me encontré con Vavy la fotógrafa de mis cuentos y todas nos pusimos a nadar aunque Carlita ya estaba insolada, entonces decidió meterse en la sombra, en un momento me sumergí: “ay, cómo me gusta nadar y quedarme mil horas abajo, a ver cuánto logro aguantar la respiración”.

Cuando salí a la superficie, no vi a Vavy, no vi a Carlita y tampoco a la perrita, el tiempo en los sueños vuela y ya estaba en otro lado. Me encontré con Jana una amiga del colegio que no veo desde entonces, ella nada como toda una profesional, la veía clavar en loop, así que intento hacer lo mismo y mientras me lanzaba, me acordé que no sabía clavar, la imagen se puso en pausa y luego con la mente logré ponerme en slowmotion hasta que caí con un mal clavado, pero entré ligera al agua, nadamos debajo del agua.

 

And this ‘real’

Seguía pensando en RUSH, aunque ya estaba lejos de ese otro sueño, ahora estaba en la casa gigante donde mucha gente de muchas partes del mundo estaba durmiendo, llegué a una habitación que parecía ser la mía, ahí estaba la perrita esperándome, me quede mirándola hasta que me empecé a quedar dormida, pero la perrita no me dejó dormir, estaba impaciente, quería salir y yo quería dormir, le abrí la puerta pero no quiso irse sola, así que salí con ella. Luego en medio de esa noche de los sueños, me encontré con una chiquilla de pelo esponjado y crespo, me hablaba de una película que había visto en el cinema del barrio sobre mí y yo le dije que eso no había salido todavía, que tampoco era una película, sino como una bitácora en video sobre esa película que quiero escribir cuando me despierte, ella no me entendía, entonces me saca un manojo de hojas y me las pasa, era el guión de mi película que terminaba de escribir en junio, pues ella me decía que lo terminaría en junio y que no me preocupara por  los últimos días de abril, luego me senté sorprendida por tener las hojas en mis manos, ella seguía hablando y me pedía consejos para escribir algo que tenía en la cabeza, yo le decía que me contará que tenía en la cabeza y me decía que tenía que meterme en su cabeza para poder saber, pero me advertía que era peligroso seguir entrando en los sueños de otros, así que me dijo que por ahora era mejor que nos quedáramos ahí sentadas, mirando un punto fijo, en ése instante me inventé un ejercicio para escribir que le podía servir, se lo conté en secreto, así que como regla general de los espacios oníricos como podrán saber cuando alguien secretea en un sueño, es imposible acordarse. Ella se fue feliz, me recordó al Principito versión chiquilla.

 

I’ve been waiting, for this silence all night long

Sentí que me iba a despertar, sin embargo tenía algo pendiente, así que corrí, la música se hacía más presente, corría y corría, pensaba: “¿por qué no tengo los patines?” de tanto correr y ver hacia los lados, me di cuenta que estaba dando círculos, lo supe por que cada vez que pasaba por un lugar noté que alguien estaba de pie todo el tiempo, mirándome y se sonreía de lo ridícula que me veía corriendo en círculo, intentando llegar a un lugar al que no sabía llegar. Aunque no tenía patines, frenar era muy difícil, ya tenía toda la energía y la velocidad que en los sueños es imparable, así que la persona que no lograba ver bien, se metió conmigo en el círculo, no podía creerlo, era A. RUSH, andamos en círculos, no se detuvo, la canción ahora tenía más presencia en el sueño, yo le sonreía, ella me sonreía, pero no podíamos hablar, era como que el silencio se envolvía en nosotras y la canción nos impregnaba con los versos.

Wake up!

Al despertar, tenía el cuerpo cansado pero mi cerebro no dejaba de manipularme para ponerme frente a la hoja en blanco y empezar a escribir sobre esta serie de sueños, de esos sueños que toda la vida me han obsesionado. Busqué la canción que es la que escucharon mientras leían, iba a anotar en la libreta que duerme bajo mi almohada todo lo que recordaba del sueño pero no tenía hojas, ése momento al despertar es crucial para que las imágenes no se vayan, así que lo puse en tuits.

Captura de pantalla 2014-04-24 a las 13.57.54 Captura de pantalla 2014-04-24 a las 13.57.59 Captura de pantalla 2014-04-24 a las 13.58.03 Captura de pantalla 2014-04-24 a las 13.58.07 Captura de pantalla 2014-04-24 a las 13.58.16 Captura de pantalla 2014-04-24 a las 13.58.21

Por:

Juliana Ramírez Plazas

a veces Jules Anyways

siempre @ClemSinOxigeno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s